TEATRO: FILOSOFÍA DE VIDA, ¿EN QUÉ MOMENTO LAS IDEAS SE TRANSFORMAN EN NEUROSIS?

Por Maxi Papa Maidana

“No se trata de preguntar si hay que filosofar o no. Filosofamos porque es obligatorio. Es fatal. Nuestra conciencia se plantea cuestiones y hay que intentar resolverlas. La filosofía es algo obligatorio.” Juan Villoro, escritor y periodista mexicano, autor de la obra.

Uno cuando piensa en la filosofía y más en una obra de teatro, tiende a imaginarse un drama de corte existencial, planteándose cuestiones referentes al devenir del ser humano, su existencia, la “verdad”,  el conocimiento, la moral, el amor, la mente, la muerte, el lenguaje y demás. En fin,  piensa que va a terminar aburriéndose y deprimiéndose. Pero, ¿qué pasaría si una obra abordara todos esos temas, pero sacándole lo solemne y llevándolo a convertirlo en un concierto de ironías y humor, pocas veces visto en el teatro comercial?

En definitiva, lo que pasa en Filosofía de vida es todo eso y más. Es de esas obras que uno tiene que escuchar atentamente, porque lo rico está en el texto, en las discusiones y en las actuaciones. Cada oración, cada frase, es un contrapunto para la risa y la reflexión. Y sinceramente no hace falta ser un entendido en la materia, cualquiera puede ver esta obra porque justamente se centra en la vida de sus protagonistas, en lo que fueron y son, en lo que les pasa, en lo que sienten, y sobre todo en lo que dicen y en cómo lo dicen.

La historia gira en torno a El Profesor (Alfredo Alcón) y al Pato Bermúdez (Rodolfo Bebán), dos reconocidos filósofos que fueron amigos en la juventud pero que la vida los distanció por un sinnúmero de razones. El Profesor se recluyó del mundo y se dedicó a desarrollar sus ideas y pensamientos sobre la vida; mientras que el Pato ejerció la función pública, obtuvo honores académicos y disfrutó de los placeres de la vida. Pero claro, ahora el Pato decide visitar a su viejo amigo para ofrecerle ser miembro de la Academia de Filosofía y con esto se presenta una oportunidad soñada de revancha para El Profesor.

Las discusiones y diferentes teorías sobre la inteligencia rozarán por momentos el límite de lo ridículo. Se citan a Kant, Sartre, Dostoievski, Darwin, Simone de Beauvoir, Gombrowicz  a mansalva con tal de apoyar las teorías e hipótesis de cada uno de los personajes, en cualquier momento y lugar. Una pregunta tan sólo desata otra pregunta. Y otra. Y otra más. Y así se va desarrollando la obra, entre planteos existenciales, razonamientos inteligentes y remates graciosos. Pero entonces, ¿cuál es el límite? ¿Donde finaliza el razonamiento?

“Tal vez haya en cada uno de los personajes una sabiduría que, precisamente, no consiste tanto en no haber cometido errores, sino en el duro camino de reconocerlos y asumirlos como una elección de vida”, comenta Javier Daulte, director de la obra en cuestión.

Si bien, muchas veces se lo critica de hacer siempre el mismo papel (o similares) o abusar de ciertas gestos, en esta obra Alfredo Alcón nos regala una actuación brillante, realizando una excelente composición de su personaje, manejando todos los matices, habidos y por haber de su “Profesor” y un Rodolfo Bebán que lo acompaña conformando un dúo memorable y poniéndose a la altura de su “rival”. Y Claudia Lapacó, en su papel de mediadora y objeto de deseo de ambos, se luce, magistral como siempre, en el escenario.

Los personajes secundarios llevados a cabo por Marco Antonio Caponi y Alexia Moyano, no sólo cumplen, sino que descomprimen la trama principal de la obra y hasta se dan el lujo, por momentos, de hacernos reír. Mención aparte para la escenografía en manos de Alicia Leloutre, y en particular, la biblioteca de “El profesor” se convierte en un personaje más de la obra, y en el testigo voluntario de este juego de palabras, montado y puesto en escena por su director Javier Daulte (repito lo dicho en otras críticas, a esta altura, uno de los mejores directores del circuito comercial).

“La biblioteca es el cuerpo de un filósofo. Su esqueleto y su carne. Sin ella muere de hambre. Los libros son el mundo que lo lleva al mundo. Hay dos mundos para el filósofo. No el de arriba y el de abajo como en el platonismo, sino el de adentro y el de afuera de sus anaqueles. La biblioteca no es un mueble. Es el reaseguro de una identidad. Recorrerla es recordar y confirmar una historia y un presente. Mirarla y tocarla, verla, me ha calmado en momentos de extravío”. Tomás Abraham, filósofo y escritor.

Dónde: Teatro Metropolitan 2 – Av. Corrientes 1343-
Cuándo: Miércoles, Jueves y Domingos: 21 hs / Viernes: 21.30 hs / Sábados: 20.15 hs y 22.15 hs / Domingo 20 hs.
Precios desde: $ 110.

Ficha técnica

FILOSOFIA DE VIDA
Autor Juan Villoro
Elenco Alfredo Alcón, Rodolfo Beban, Claudia Lapaco, Marco Antonio Caponi y Alexia Moyano
Versión y Dirección Javier Daulte
Diseño de Escenografía Alicia Leloutre
Diseño de Iluminación Eli Sirlin
Supervisión de Vestuario Mariana Polski
Supervisión de Sonido Pablo Abal
Supervisión Técnica Jorge Pérez H. Mascali
Asistente de Dirección & Stage Manager Franco Battista
Producción Gráfica Romina Juejati
Comunicación Visual Gabriela Kogan
Prensa SMW
Productores Ejecutivos Damián Zaga & Javier Madou
Director de Producción Ariel Stolier
Productores Generales Pablo Kompel & Adrián Suar

Fuente: Buenos Artes TV

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s